Testimonios

Testimonios - Vidas Impactadas

Hola me llamo Perla, tengo 15 años y viví con mi madre hasta que falleció. Ella falleció cuando yo tenía 9 años y entonces me fui a vivir con mi hermana. Mientras vivía con mi hermana, estudiaba pero algo pasó, mi cuñado intentó abusar de mí. Se lo conté a mi hermana, pero no me creyó y me dijo que me fuera a vivir con mi padre. Me fui a vivir con mi padre, pero no tenía dinero para que siguiera estudiando.

Yo quería seguir yendo a la escuela y estudiar, así que decidí irme de la casa de mi papá y fui a pedir ayuda al DIF, el Departamento de Protección a la Infancia de México. Pudieron ayudarme y me enviaron a un hogar para niñas. Mientras estaba en el hogar para niñas, fui maltratada y se lo mencioné a los encargados del hogar, aunque me ignoraron. Así que me escapé. Durante ese tiempo, Omega me estaba ayudando y el DIF la llamó para decirle que me había escapado.

Poco tiempo después, volví al DIF para pedir ayuda de nuevo porque quería seguir estudiando y tener un lugar seguro, y pudieron ayudarme. Me encontraron una familia de acogida y pasé 4 meses con ellos mientras el DIF me encontraba un hogar.

Más tarde, recibí la noticia de que había un lugar para mí en un hogar en Monterrey, y doy gracias a Dios por estar viviendo en este hogar ahora. Estoy estudiando y me gustaría ser arquitecto. Sé que todo es posible en esta vida, pero depende de mí si quiero aceptar las oportunidades que se me dan. 

Gracias a todas las personas que me han apoyado, puedo hacerlo todo en Cristo que me fortalece Filipenses 4:13.